Cómo usar correctamente los Faros Antiniebla

Los faros antiniebla son ese juego de luces ubicado en la parte baja del vehículo, casi siempre en las fascias. 

En algunas situaciones pueden ser de gran ayuda pero en otras, no tanto e incluso pueden ser algo peligroso.

¿Cuándo debo activarlos?

Como su nombre lo indica, el momento ideal para aprovechar sus beneficios es cuando hay niebla en el camino y es que este cúmulo de gotas diminutas disminuyen tu visión a larga distancia y los faros antiniebla se encargan de ir “cortando” la niebla a tu paso.
De hecho, una manera fácil de medir en qué momento debemos encenderlas es si no alcanzamos a ver las luces del auto de enfrente.
Otra situación en la que las luces antiniebla son de gran ayuda es en caminos estrechos y con muchas curvas pero eso sí, sólo las delanteras pues las de la parte posterior sólo deben encenderse en condiciones realmente adversas.

¿Cuándo NO debemos usarlas?

Así como enciendes los limpiaparabrisas sólo cuando llueve, las luces antiniebla deben usarse con moderación y en situaciones específicas, no durante todo tu camino.
Esto porque debido a la intensidad de la luz que emiten pueden molestar otros conductores e incluso deslumbrarlos a tal grado que pierden visibilidad por unos segundos y esto puede desencadenar un accidente; especialmente en la noche y en caminos muy transitados como las calles de la ciudad.

Leave a comment

WhatsApp chat